Aguanta, Pedro, aguanta, lo puedes conseguir | Luis Antequera

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Fíjense Vds., lo que no consiguieron:

– un golpe de estado contra la monarquía en 1931 y otro contra la República en 1934,

– la quema de cientos de iglesias, con obras de arte de valor incalculable y decenas de víctimas mortales, sólo veinte días de proclamada una república fraudulenta,

– una votación en la que muchos de sus miembros, entre los cuales una mujer, Margarita Nelken, y su máximo líder, Indalecio Prieto, se manifestaban contra el sufragio femenino en 1931,

– el asesinato de varias decenas de anarquistas por orden del Gobierno en las manifestaciones ocurridas en varios pueblos españoles (Casas Viejas, Castilblanco, Arnedo),

– el fraude a mano armada de unas elecciones en 1936,

– el asesinato, también en 1936, del líder de la oposición, José Calvo Sotelo, por un militante del partido, Luis Cuenca, perteneciente a la escolta del mismísimo jefe de la secta,

– las checas que el propio partido gestionaba,

– los paseíllos y la persecución religiosa en las que los militantes del partido participaban, ¡con más de diez mil víctimas, incluídos niños y monjas centenarias!

– el asalto a las reservas del Banco de España para llevarse a Moscú 510 toneladas del oro nacional,

– el expolio de iglesias, monasterios, museos y cajas fuertes para llevárselos a Méjico en un barco por nombre Vita…

– las tramas de corrupción más importantes de la historia de España (Filesa, EREs andaluces, cigalas a mogollón, putiferios a gogó…),

– una maquinaria terrorista de estado (el GAL)

…lo puede conseguir, con una sonrisa (su preciosa sonrisa profidén), con su pedazo de corpachón, y un fake de tesis doctoral bajo el brazo, Pedro Sánchez Pérez Castejón, elevado a la categoría de Presidente del Gobierno español y primer monarca de la nueva dinastía de los Sánchez: ni más ni menos que… ¡¡¡que desaparezca de una vez el Partido Socialista Obrero Español!!! ¿Se dan Vds. cuenta? ¡¡¡Que desaparezca de una vez el Partido Socialista Obrero Español!!!

Convengamos, Pedro: todo el mundo quiere que te vayas. Los unos, los más, porque no te aguantan, porque te detestan: invocarán a tu petulancia, a tu vaciedad, a tu engreimiento, a tu pedantería, a tu ignorancia, a tu imprudencia, a tu falta de autoridad, a tu desconocimiento, a tu falta de empatía, a tu falta de palabra, a tu sinvergonzonería, a tus enjuagues baratos, a tu absoluta incapacidad.

Los otros para que les salves el barco en el que se hallan tan cómodamente instalados, colocando amiguetes, cada uno a su nivel, con su ración de cigalas cada tanto, su sueldito y sus cholletes casi de por vida… Te dirán: “Pedro, por Dios, adelanta las elecciones, cada día que estás en el Gobierno nos cuesta un escaño en el Parlamento, que nos vamos a la mierda, que el partido desaparece”. Ya lo hicieron con ZP y les funcionó: el muy cobarde de él convocó elecciones para salvar al PSOE cuando aún tenía todo un año de legislatura ¡y estaba a punto de conseguir su total desaparición!

Y yo, sin embargo, ¿sabes lo que te digo? “Aguanta, Pedro, aguanta, porque tú lo vales, porque sólo tú puedes conseguirlo”. ¡Sí-se-puede! ¡Si-se-puede! Esta vez se puede conseguir. Y lo vas a conseguir… ¡¡¡tú!!!

Aguanta Pedro, no caigas en la trampa. No convoques elecciones. Consigna “resistir en Moncloa”. Al fin y al cabo, si lo piensas bien, a nadie le vienen mal unos diítas más en palacio, ¿verdad?: esos vuelecitos en el Falcón con las gafas de Kennedy, lo guapo que sales; las vacaciones en el Coto con tus amiguetes; las fotos en las escaleras, recibiendo a to quisqui tú un peldaño por encima, tendiéndoles generosamente la mano hacia abajo; los videos en todas esas cumbres internacionales donde te regalan un asiento en fila cero, aunque no te dejen hablar, con lo bien que hablas; los paseos que te das por los pasillos con los grandes señores del mundo, aunque no te miren, con lo bello que eres… tantas cosas. ¿Te vas a quedar sin todo esto, Pedrito, porque el partido pueda perder un escaño por cada día que tú pasas en Moncloa, ciento veinte días, ciento veinte escaños… y el partido a la mierda?

¡¡¡No Pedro!!! ¡¡¡No les escuches!!! ¡¡¡Ni a los unos ni a los otros!!! ¡¡¡Tú, aguanta, Pedro!!!¡¡¡No convoques elecciones!!! ¡¡¡En Moncloa hasta el último momento!!! ¡¡¡Ríndele ese servicio a la patria!!! ¡¡¡Destroza el PSOE, destrózalo para siempre, por los siglos de los siglos!!!

Si lo haces, yo te prometo, con la misma palabra de honor que es la tuya, fundar una plataforma y levantarte un monumento. Y en él, una placa: “España al héroe de La Moncloa, el Dr. Pedro Sánchez, que a riesgo de su prestigio, su seguridad y hasta la propia vida, incomprendido de todos, en una labor silenciosa y nunca pagada en lo que merece, se inmoló en el altar de la patria para conseguir lo que nadie había conseguido en siglo y medio: destrozar, por fin, al PSOE, reducirlo a cenizas. La patria agradecida”.

         Luis Antequera | Escritor.