Solidaridad en tiempos de COVID19| Eusebio Alonso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
En este artículo no vamos a hablar de errores de gestión política, de falta de rapidez en la toma de medidas de protección, ni de imprevisión, ni tampoco de la eficacia de los protocolos emergencia, ni de transparencia y veracidad informativa, ni de eficacia en la coordinación de administraciones, ni de funcionamiento logístico en la distribución de material sanitario y EPIs (equipos de protección individual). De todo ello se podría hablar mucho y tal vez no sería demasiado elogioso para nuestros políticos.

El primer artículo de la sección de reportajes lo queremos dedicar a la perspectiva solidaria relacionada con la situación de alerta debida al COVID19.

En este artículo no vamos a hablar de errores de gestión política, de falta de rapidez en la toma de medidas de protección, ni de imprevisión, ni tampoco de la eficacia de los protocolos emergencia, ni de transparencia y veracidad informativa, ni de eficacia en la coordinación de administraciones, ni de funcionamiento logístico en la distribución de material sanitario y EPIs (equipos de protección individual). De todo ello se podría hablar mucho y tal vez no sería demasiado elogioso para nuestros políticos.

Hoy vamos a hablar de solidaridad, pero no en el sentido bolivariano de la palabra, sentido que permite la apropiación arbitraria por parte del Estado del fruto del esfuerzo de los particulares para hacer frente a las supuestas “necesidades” de una situación de emergencia, sino de aquella que surge libre y voluntariamente de la iniciativa individual. En esto, como siempre, la sociedad civil le lleva la delantera a la clase política, lo que pone de manifiesto la enorme diferencia, en general, de talla humana que existe en España entre una y otra.

No podemos ser exhaustivos a la hora de mencionar todas las iniciativas solidarias y pedimos disculpas por adelantado por todas aquellas que hayamos podido pasar por alto en este breve resumen. Creemos que todas son valiosas: las cuantiosas y las humildes, aquellas en las que lo que se ofrece es tiempo para atender a los más vulnerables como aquellas en las que se dona una cantidad económica para atender necesidades reales de la sociedad.

Ante las presiones de las redes sociales, parece que algunos políticos y partidos políticos han decidido hacer un gesto económico testimonial de ayuda con parte de sus asignaciones. Es una iniciativa de agradecer, aunque se habría interpretado como mucho más sincera si se hubiese hecho sin que hubiera sido necesario solicitárselo reiteradamente en las redes. No me gustaría que este asunto sirviera para que nadie hiciera campaña política, y mucho menos si se hace uso del engaño, con frecuencia difícil de verificar. Pediríamos transparencia para que cualquier ciudadano pudiese conocer información fidedigna, incluso supervisada por notario, de lo que los políticos y sus partidos, en tantas ocasiones profesionales del engaño, están realmente aportando para hacer frente a esta crisis sanitaria y social. Cualquier otra cosa se presta a la confusión y al equívoco, tan habitual por desgracia, que no deberíamos tolerar.

Por último, de esta experiencia deberíamos sacar una lectura en lo que a previsión se refiere. Es evidente que en nuestro país no se tiene en cuenta en los presupuestos generales la posibilidad de crear un fondo de contingencia que permita hacer frente, o al menos paliar, una situación de catástrofe o de emergencia. En mi humilde opinión, la mayoría de los partidos con responsabilidad de gobierno, suelen priorizar en los presupuestos generales todo aquello que pueda mejorar su cuota futura de intención de voto, dejando en segundo lugar el beneficio del país a largo plazo. Ojalá que de esta difícil experiencia todos seamos capaces de aprender algo. Los países que no aprenden de su historia están desgraciadamente condenados a repetirla.

Algunos ejemplos de empresas solidarias
Seat e Inditex ha adaptado su producción para fabricar mascarillas, equipos de protección y respiradores y ha colaborado en la entrega de material sanitario.
Naturgy dona 1,1 millones de euros para EPIs y material sanitario.
Repsol dona 400.000 € para mascarillas
Bayer dona 800.000 € al sistema sanitario
Pepsico dona 1 millón de euros a la Cruz Roja y a la ONG Educo
Endesa dona 500.000 € a la Cruz Roja
IKEA dona 2500 juegos de ropa para residencias de ancianos.
Indra dona 1000 tablets para ayuda a la educación a distancia de niños sin recursos


Donaciones extraordinarias de algunos particulares
Amancio Ortega dona 63 millones de euros en material sanitario
Ana Patricia Botín dona 4 millones para la sanidad y crea un fondo de 25 millones de euros más.
Maite Álvarez (Corte inglés) dona la ropa de cama para el hospital de IFEMA.
Rafa Nadal y Pau Gasol crean un fondo a beneficio de la Cruz Roja de 11 millones de euros.

Algunos sitios donde podemos donar
A continuación, se da una lista de algunos enlaces para donar de forma libre y voluntaria a organizaciones humanitarias en relación con la emergencia sanitaria y social resultado del COVID19.
Médicos del mundo.
https://dona.medicosdelmundo.org/emergencia-coronavirus
Cáritas
https://www.caritas.es/emergencias/caritas-ante-el-coronavirus/
Médicos sin Fronteras
https://www.msf.es/actualidad/espana/coronavirus-covid-19-espana-montamos-dosunidades-hospitalizacion-temporales
Aldeas Infantiles
https://www.aldeasinfantiles.es/juntos-contra-el-coronavirus
Save the Children
https://www.savethechildren.es/donacion-ong/donar-coronavirus-en-espana-familiasvulnerables
Federación Española de Bancos de Alimentos
https://www.fesbal.org/gravity-landing/donaciones/