Ya en el año 2016 Arnaldo Otegi hablaba sin tapujos de que su proyecto, que es el de ETA,  pasa por una alianza con la «nueva izquierda» española para liquidar el régimen constitucional. 

Pocos días después de salir de la prisión de Logroño tras cumplir condena por pertenencia a banda armada en grado de dirigente en el marco de la operación Bateragune contra el intento de reflotar Batasuna-ETA, Otegi fue homenajeado en el Velódromo de Anoeta, desde donde realizó un discurso en el que explicaba el plan de la ETA para acabar con el régimen constitucional español, que pasa por una alianza con la «nueva izquierda española». 

Arnaldo Otegi se dirigió directamente a Podemos, refiriéndose a ellos como «la nueva izquierda española» para pedirle sumarse «a los procesos constituyentes en las naciones del Estado». Otegi reclamaba honestidad «desde el máximo de los respetos» a esta formación política, asegurando ante las cámaras que estarían «dispuestos a colaborar para democratizar el Estado» pidiendo a esta fuerza política sumarse «a los procesos constituyentes» en País Vasco, Cataluña y Galicia, «porque esa es la única solución». 

Otegi aboga claramente por una «España rota», en relación a la famosa frase de Calvo Sotelo –antes una España roja que una España rota— ya que  «el proyecto de dominación de las élites económicas y oligárquicas  españolas» se sustenta sobre el planteamiento de la unidad de España. «La unidad de España es la clave para mantener esos procesos de dominación», aseguraba. «Por eso los procesos de liberación nacional, los procesos de ruptura democrática nacional son la garantía para que realmente haya una democratización real en el Estado», finalizaba.  

(Libertad Digital)

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *