Los Regulares. La Unidad más condecorada del Ejército Español | Albert Mesa

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Desde un lejano 30 de junio en 1911, en el que el ministro de la Guerra Agustín Luque firmara el decreto fundacional, Real Orden Circular 127, bajo los auspicios de su Majestad el Rey Alfonso XIII, han pasado de 111 años de historia repletos de las mayores glorias que nadie pudiera imaginar. Es el carísimo precio de unas setenta mil bajas de nuestros antepasados Regulares.

Quien haya visto los desfiles del día de las Fuerzas Armadas o del día de la Hispanidad, habrá visto a unas fuerzas armadas de Infantería con un uniforme muy vistoso y distinto del resto de las Fuerzas Armadas, son los Regulares.

Los Regulares son la unidad del Ejercito Español más condecorada de la historia. Se les han concedido: 18 cruces laureadas de San Fernando (colectivas), 61 medallas militares (colectivas), 55 cruces laureadas de San Fernando (individuales) y 208 medallas militares (individuales). Ninguna otra fuerza de nuestro Ejército tiene tan honroso palmarés.

Tuve el honor de servir a la Patria como Soldado Enfermero de 1ª en el Regimiento “Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas Tetuán Nº1” y actualmente sigo en contacto con los Regulares como miembro de la Hermandad de Regulares de Ceuta. Es por eso por lo que hoy quisiera amable lector compartir contigo un poco de la historia de esta gloriosa unidad.

Nuestro himno con letra del Capitán Carrillo y música del Maestro González dice y resume el carácter de estas unidades.

Soy Soldado Regular,

nacido en tierra Española,

orgulloso de servirla,

con bravura sin igual.

Formaré la vanguardia al luchar,

y al morir marcharé sin temor,

porque así me cubriré de honor,

que es la gloria mayor a esperar.

Luchar, vencer y resistir,

saber morir y padecer

tal consigna ha de tener

el que me quiera seguir.

A luchar y a sufrir

nadie nos podrá igualar

porque sabemos morir,

es imposible seguir al Soldado Regular.

A luchar, a vencer, a morir.

Cuando me mandan luchar,

soy ejemplo de leales,

Soldado de Regulares,

victorias a conquistar.

La Bandera Española ha de ser,

defendida por mí al combatir,

su presencia nos hará vencer,

si juramos por ella morir.

Al frente marcha mi guion,

estelas de gloria seguiré,

en mi pecho está el valor

unido a Dios con gran fe,

A luchar y a sufrir

nadie nos podrá igualar

porque sabemos morir,

es imposible seguir al Soldado Regular.

A luchar, a vencer, a morir.

 

          Escudo de Regulares                     El Uniforme                                 Hermandades de Regulares de Ceuta y Melilla

 

Breve historia de Regulares:

El 30 de junio de 1911 se crean las FUERZAS REGULARES INDIGENAS DE MELILLA, con personal de tropa indígena y tropa española en menor número bajo el mando de oficiales y suboficiales españoles, alistándose los primeros voluntarios en el Fuerte de Sidi-Guariach (hoy de la Purísima). Se inicia, de esta forma, la historia de las FUERZAS REGULARES, nombrándose primer jefe de esta singular Unidad al teniente coronel de Caballería D. DÁMASO BERENGUER Y FUSTÉ.

Se adopta la decisión de organizar Unidades en base a encuadrar personal de tropa indígena, que combatirán junto a las Unidades españolas llevando el esfuerzo principal de las operaciones. Con esta medida se evitaría, al mismo tiempo, el máximo número de bajas españolas posibles.

En el momento que nacen los Regulares el ejército español en África encuadraba cerca de 4.000 indígenas distribuidos entre:

  • Los Tiradores del Rif de la Milicia Voluntaria de Ceuta.
  • Los 4 tabores de la Policía Xerifina organizados en 1907 y desplegados en Casablanca, Tánger, Larache y Tetuán.
  • 4 Compañías de Policía Indígena en la zona oriental que empezaron a ser organizadas por el coronel Larrea en la Campaña del 9. Una sección se había organizado en Tetuán.
  • Un tabor de Policía cuya misión sería desplegar en la zona de Alhucemas, que nunca lo hizo.

Los 5 regimientos historicos de Regulares fueron: Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Tetuán» N.º 1, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Melilla» N.º 2, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Ceuta» N.º 3, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Larache» N.º 4, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Alhucemas» N.º 5.

Formaron parte de la punta de lanza desde los comienzos, durante la denominada «Campaña del Desquite» y en el Desembarco de Alhucemas en 1925, entre otras operaciones durante la Guerra Segunda del Rif. Eran fuerzas de choque que, junto con la Legión, creada en 1920, desempeñaron un importante papel en el aplastamiento de la resistencia rifeña liderada por Abd-el-Krim.

Al mando de los generales Goded y Franco, participaron en las operaciones siguientes a la Revolución de octubre de 1934 en Asturias y en los principales frentes durante la Guerra Civil Española. ​ También participaron en puntuales operaciones contra el maquis en la postguerra.

Posteriormente, algunos de sus miembros participaron en la División Azul durante la Segunda Guerra Mundial, (periodo en el que también estuvieron destacados brevemente en la isla de Fernando Poo) y en el Tabor de Maniobra destacado en Ifni en 1959.

Después de la Guerra Civil Española se crearon cinco nuevos grupos: Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Xauen» N.º 6, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Llano Amarillo» N.º 7, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Rif» N.º 8, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Arcila» N.º 9, Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas «Bab-Taza» N.º 10.

Ya en mi tiempo de servicio en filas se habían reagrupado en 4 regimientos: Regulares de Tetuán N.º 1 y Regulares de Ceuta N.º 3 con base en Ceuta, Regulares de Melilla N.º 2 y Regulares Alhucemas N.º 5 con base en Melilla.

El 30 de junio de 1996, tras la reorganización de las Comandancias Generales de Ceuta y Melilla y en virtud de la Directiva 1/96, pasan a denominarse:

  • Regimiento de Infantería Ligera Regulares de Ceuta N.º 54 que engloba a los regimientos: Regulares de Tetuán N.º 1 y Regulares de Ceuta N.º 3
  • Regimiento de infantería Ligera Regulares de Melilla N.º 52 que engloba a los regimientos: Regulares de Melilla N.º 2 y Regulares de Alhucemas N.º 5.

UEl Grupo de Regulares de Melilla N.º 52 tiene actualmente como una de sus misiones fundamentales la custodia de las islas y peñones: Islas Chafarinas, Peñón de Alhucemas y Peñón de Vélez de la Gomera, manteniendo destacamentos permanentes en dichos enclaves. En mi época de servicio en filas era mi Regimiento, Regulares de Tetuán N.º 1 quien tenía a cargo la defensa del Peñón de Vélez de la Gomera. Yo serví allí como soldado enfermero de 1ª

Elementos distintivos de la uniformidad de los Regulares:

  • Tarbush: Gorro típico de color Rojo, con una borla negra de flecos.
  • Camisa: Color Garbanzo
  • Pantalón para formación: tipo noruego, color Garbanzo
  • Faja: De distinto color para cada Grupo de Regulares, a juego con el color del Sulham y antiguamente también con las vendas de tela usadas en cada pierna. Los Regulares de Melilla llevan la faja de color Rojo y los de Ceuta de color Azul.
  • Sulham: Capa más gruesa de color Rojo para Melilla y Azul para Ceuta
  • Alquicel: Capa blanca, cuando se lleva Sulham es la interior, de tela más liviana
  • Correaje: Correaje de cuero de Marroquinería (personal de la Nuba y Escuadra de Gastadores).
  • Skara: Bolsa de costado de cuero de Marroquinería

Regulares, la Legión, la BRIPAC o las COEs son unidades que imprimen un carácter indeleble de por vida a los que tuvimos el honor de servir en ellos.

Mis fieles Regulares” es el sobrenombre que nos fue dado por Su Majestad el Rey Don Alfonso XIII, y nosotros siempre brindamos de la siguiente manera: “Por España… ¡¡sus guerreros!!; Con el Rey… ¡¡sus leales!!; En el combate… ¡¡los primeros!! ¡¡¡Así son los Regulares!!!

Nuestro lema: ¡Fiel Regular Hasta morir!

Albert Mesa Rey | Escritor

Deja un comentario