Luis Bárcenas sigue enfrascado en causas judiciales por presunta corrupción. Pero no es un caso único ni aislado. El ex abogado de Podemos, José Manuel Calvente, denuncia que el partido morado utiliza caja B desde 2019, ‘casualmente’ la misma fecha en la que partido dejó de publicar sus ingresos en el portal de trasparencia.


Si dudosos fueron los comienzos iraníes y venezolanos de Podemos a través de la ‘Neurona’ de Monedero, más dudosa es la situación actual en la que el partido ha apagado la luz y los taquígrafos. Los que hicieron de los papeles de Bárcenas su bandera electoral, cometen el mismo pecado. No es raro porque eran los que justificaban el “jarabe democrático” pero ahora blindan policialmente su ‘dacha’ serrana de la crítica ciudadana. Son los que ‘naturalizan’ el insulto, pero sacan los dientes cuando les tocan a ellos. ‘Venden’ feminismo pero “azotarían hasta sangrar” a periodistas incómodas, roban el móvil a sus parejas y colocan a sus ‘churris’ como la peor aristocracia.


Su lógica es sencilla: los otros deben de ser la Virgen de Lourdes, pero yo soy inmune y puedo hacer lo que me parezca porque para eso soy el más democrático y el más social, el liberador de los pobres, el redentor de los oprimidos. Un discurso mesiánico y poco ejemplarizante cuyo resultado es la desaparición en Galicia y País Vasco, allá donde se ha tenido que retratar.
La gente puede tragar cuento, pero detesta la incoherencia: Y la caja B es la puntilla que se suma al chalet y al llamado ‘caso Dina’. Tratará de imponer su agenda comunista y de engañar a Bruselas. Pero no es Varufakis y aceptará pulpo como animal de compañía.
Podemos no es el único con caja B. Convergencia tenía ese ‘problemilla’ del 3% que diría Maragall en sede parlamentaria. Y por fin los Bárcenas de CDC y PPDECat se sentarán en el banquillo. El juez de la Audiencia Nacional, José de la Mata les acusa de “abuso de poder” para “subvertir el Estado de Derecho”. Casi nada. ¿Si tocas una rama afectas al resto, Jordi? Ojalá.


¿Se trata de “listos” descontrolados? No parece. Los Bárcenas de todos los partidos son los ejecutores de las verdaderas cloacas. Pero los máximos responsables son los presidentes de los partidos que o bien diseñan la trama o bien prefieren mirar para otro lado mientras entre el dinero. Los que nos venden su “sacrificio personal” para luchar por nuestro bienestar se convierten en una banda de delincuentes que pretenden “regenerarnos”. ¡Toma paradoja!


Por supuesto, el PSOE no es la congregación de las Hermanitas de la Caridad. Los EREs andaluces son sólo el último de los grandes escándalos. Súmenle el ‘Delcygate’ y el extraño acuerdo express con Podemos. ¿Y Vox?, ¿están vírgenes de escándalos? Los de Abascal no han sido salpicados por grandes escándalos más allá de cuestiones menores de concejales. Pero la gestión irregular de los dineros ya ha generado tensión interna y tampoco presagia tranquilidad en el horizonte.


¿La política es intrínsecamente perversa? Es la naturaleza humana. La combinación entre el poderoso don Dinero, l ambición de poder y la vanidad Un coctel explosivo que requiere de extremos controles previos que quizás fallan. Menos mal que nos queda el control judicial. Tardío y extremadamente garantista. Pero existe. Y a cada cerdo le llega su San Martín. Aunque sea con mucho retraso.


El anzuelo del pescador


La censura de Vox. Es verdad que probablemente sea inútil para desalojar a los ‘Picapiedra’ del gobierno. Pero servirá para que todo el mundo se retrate frente al presidente más inútil de nuestra joven democracia. Si es un mal presidente, existe un mecanismo democrático para echarle…


Trump. Sugerir un retraso electoral ‘sine die’ cuando las encuestas te colocan 8 puntos por debajo de tu rival y la estadística arroja la peor caída económica desde la segunda guerra mundial sólo sirve para mostrar debilidad.

El experto soy yo. No había comité de expertos para la desescalada. Illa se refugió en los supuestos expertos inexistentes para justificar sus decisiones políticas. La verdad termina aflorando: nos mintieron.


Frenazo al AVE. AIReF considera que los 73.000 millones de euros necesarios para terminar los trazados no valen la pena. Ábalos lo bendice. Invertirá en Cercanías. ¿Alguien responderá por el dinero enterrado en las vías rápidas?

Luis Losada Pescador | Periodista

Por Redaccion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *