Iglesias busca sacar de las residencias al sector privado

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las residencias de mayores se han convertido en la actual crisis sanitaria en uno de los principales focos de contagio y propagación del virus. A juicio de Unidas Podemos, la epidemia ha demostrado que el modelo de gestión de estos centros y la falta de vigilancia por parte de las administraciones autonómicas están en el origen del problema.

Por ello, dentro de la comisión para la reconstrucción creada en el Congreso de los Diputados, la formación morada planteará una revisión profunda del modelo de residencias de mayores existente en nuestro país. El objetivo de esta iniciativa pasaría por limitar la presencia de empresas privadas en su gestión e, incluso, por iniciar un proceso de recuperación de los centros privados para el sector público, según reconocen fuentes de este partido en el Congreso.

Consideran en la formación de Pablo Iglesias que la situación de las residencias durante la epidemia actual ha suscitado «un consenso transversal en nuestra sociedad» en torno a la necesidad de «acabar con esta situación de forma inmediata». Por esta razón, uno de los temas que van a plantear como parte de los acuerdos de reconstrucción económica y social del país «es una revisión del esquema de propiedad de la gestión de las residencias hacia una recuperación de la gestión pública, la mejora de las condiciones laborales de las trabajadoras y también de las ratios».

Esta transformación de las residencias y del sistema de dependencia se concretaría a través de un fuerte aumento de la inversión pública, que no sólo lograría, según el análisis de Unidas Podemos, mejorar la atención, «dar a nuestros mayores y a las cuidadoras la dignidad que merecen», «poder resistir mucho mejor si vuelve a tener lugar una crisis de salud pública» y priorizar la atención de los mayores y dependientes en su propio domicilio, sino que se traduciría en la creación de «cientos de miles de empleos con condiciones dignas».

También se produciría, añaden fuentes de este partido, «una inversión muy eficaz y muy intensiva en empleo, un muy alto retorno a las arcas del estado en términos de seguridad social e impuestos, un impulso del consumo interno y un rebote más rápido de la economía».

Al margen de esta cuestión, Podemos también llevará a la comisión de reconstrucción varias iniciativas en materia impositiva. Entre ellas, la creación de un nuevo impuesto a las grandes fortunas. Se trata de una «tasa de solidaridad» o «tasa Covid» con la que los de Iglesias buscan recursos adicionales para las arcas públicas en un escenario de grave crisis económica como el que, según los cálculos del propio Gobierno, atravesará el país a lo largo de los próximos meses.

En la formación morada consideran prioritario que la mesa de reconstrucción alumbrada en la Cámara Baja arranque cuanto antes y centre sus esfuerzos en los contenidos, por encima de quién la presida o cómo funciones. De ahí que ya estén trabajando en esos contenidos.

Y es en este contexto en el que reconocen su intención de llevar a la comisión su «tasa Covid»: «En el apartado de Justicia Fiscal habrá que debatir si para que pueda haber inversión pública para sostener el Estado de Bienestar, para que pueda haber inversión pública para que la economía rebote y podamos invertir en transición ecológica, en transición digital o en el sector biomédico hace falta una reforma fiscal profunda que incluya elementos como un impuesto a la riqueza», advierten desde esta formación. Junto a ello también propondrán que se estudie cómo hacer que tributen más los rendimientos de capital en el IRPF o como impulsar un impuesto de las transacciones financieras o a la banca más ambicioso.

Justifican estas medidas ante la gravedad del escenario económico que anticipan datos como la caída del PIB en más de un 5% en el primer trimestre. «Es evidente que nuestro país se dirige hacia una crisis económica de magnitudes nunca vistas y, a su vez, está crisis va a llegar con un modelo de ingresos del Estado muy por detrás de la media europea».

(Diario La Razón)