El informe de la vergüenza: así funcionaba el «servicio de empleo» de la Junta socialista andaluza

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El Servicio Andaluz de Empleo está en el punto de mira del gobierno andaluz. Una auditoría encargada por el Ejecutivo que preside el popular Juanma Moreno y realizada por la consultora PwC ha concluido que dicha entidad dependiente de la Junta autonómica creó apenas el 3% del total de empleos generados en la región durante el año 2018.

Según la Encuesta de Población Activa que elabora el Instituto Nacional de Estadística, la comunidad sureña cerró el ejercicio 2018 con un total de 834.000 parados. Precisamente por este motivo resulta especialmente preocupante que el sistema de colocación laboral diseñado durante cuatro décadas por el PSOE apenas lograse generar un porcentaje ínfimo del empleo creado en la región.

Lo peor de todo es que, según el informe de PwC, el Servicio Andaluz de Empleo solo participó de un total de 12 ofertas de empleo por cada 1.000 demandantes de empleo. Por tanto, incluso si todas estas ofertas fuesen aceptadas y diesen pie a una contratación efectiva, solamente estaríamos hablando del 1,2% de todos los nuevos empleos generados en Andalucía.

En la misma línea, la auditoría encargada por el gobierno de coalición entre PP y Ciudadanos ha encontrado que alrededor de un tercio (29%) de quienes se apuntaron al Servicio Andaluz de Empleo terminaron dándose de baja del mismo sin recibir siquiera una sola propuesta de empleo. Por comparación, en Madrid este porcentaje es casi un 50% menor (17%).

Algo parecido ocurre en lo relativo a la formación, puesto que más de la mitad de los encuestados no han recibido preparación laboral ni orientación alguna durante el tiempo en el que han estado apuntados al Servicio Andaluz de Empleo. De modo que el organismo autonómico no solo es ineficiente a la hora de crear empleo, sino que ni siquiera asegura la debida recolección y formación de los parados.

Este organismo de la Junta andaluza cuenta con cercada 200 oficinas repartidas por el territorio autonómico y suma casi 3.400 empleados, de los cuales solamente 1.412 son funcionarios y el resto son trabajadores contratados por otras vías. En total, se estima que hay catorce convenios colectivos en vigor afectando a unos otros asalariados del Servicio Andaluz de Empleo.

(Libertad Digital)