Castillo nombra primer ministro a un comunista defensor del grupo terrorista Sendero Luminoso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El nuevo presidente del Perú y marioneta de Vladimir Cerrón cumplió los peores presagios al elegir primer ministro a un comunista defensor de Sendero Luminoso e investigado por apología del terrorismo.

El nuevo presidente de Perú, el comunista Pedro Castillo, ha nombrado como primer ministro a Guido Bellido, un marxista radical y defensor confeso de los actos del grupo terrorista Sendero Luminoso. Con ello, Castillo está poniendo sobre la mesa todas las cartas de su agenda marxista-comunista.

Ya en su discurso de toma de posesión, Pedro Castillo anunció la creación de una Asamblea Constituyente a imagen y semejanza del más puro estilo chavista.

Hay que señalar que Castillo está muy influenciado – unos dicen que es un presidente de conveniencia- por el chavista Vladimir Cerrón. De hecho, este mismo jueves, Cerrón, que además es el líder de Perú Libre, el partido del Gobierno, ya marcaba la línea a seguir: «Existe mucha especulación acerca del futuro gabinete, pero también conspiración caviar, ante lo cual el presidente, el partido y la bancada darán una sólida respuesta. ¡Vamos seguros al cambio que necesita la patria!». Cerrón marcaba la línea a seguir y Castillo cumplía a continuación anunciando a Bellido como primer ministro: un afamado marxista cuya experiencia en la política se limita a una semana en el Congreso como parlamentario.

Admirador de Cuba y de Sendero Luminoso

El nuevo primer ministro de Perú es un ferviente comunista, que defiende al régimen de Cuba como modelo de democracia. Así, en una entrevista a Canal N el pasado 16 de julio, y a raíz de las multitudinarias marchas contra la dictadura castrista, Bellido dijo que en Cuba existe democracia, una declaración que denota claramente su admiración por la tiranía comunista cubana. Además, en otro medio de comunicación, Latina, dijo que Cuba no era una dictadura.

Pero lo que es más inquietante, ha abogado por el grupo terrorista Sendero Luminoso, cuyos asesinatos se estiman entre los 30.000 y los 48.000. En opinión del hoy nuevo primer ministro de Perú, la organización terrorista de ideología marxista-leninista-maoísta, que ha sido responsable de 60.000 asesinatos en Perú desde 1980, especialmente en sus primeras décadas de existencia, tenía derecho a provocar el derramamiento de sangre en su país «porque son peruanos».