¿Qué es la alianza de Inteligencia Five Eyes? (1)

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Five Eyes (Cinco Ojos, en inglés), es una alianza compuesta por cinco países cuyo principal objetivo es la cooperación en el ámbito de la Inteligencia. Está formada por las principales potencias angloparlantes, que son Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, territorios que comparten entre sí la información sensible que recopilan, además de comprometerse a no espiarse entre ellos.

Estos cinco Estados conforman una de las alianzas de espionaje considerada como más completas de la historia, creada tras la Segunda Guerra Mundial. Fue entonces cuando Londres y Washington firmaron el tratado UKUSA para compartir información de Inteligencia, con el objetivo de establecer una coalición que interceptara y descifrara las comunicaciones del bloque del este durante la Guerra Fría.

A esta coalición pronto se adhirieron tres antiguos dominios británicos: Canadá, en 1948, y Australia y Nueva Zelanda en 1956. Así la “anglosfera” se posicionaba como la guardiana natural de la seguridad de Occidente. Sin embargo, la unión de Five Eyes se dio a conocer a partir de los años 90 con el descubrimiento del sistema Echelon, una red de recopilación de información que forma parte de los recursos de la alianza.

Este descubrimiento causó gran revuelo entre la comunidad internacional, provocando incluso que Parlamento Europeo encargara un informe al respecto. Aunque este evento confirmó la existencia del grupo y advirtió de la posible ilegalidad de sus acciones, el grupo pronto se vio sumergido en una cadena de polémicas, llegando a estar acusados de espiar a sus propios ciudadanos.

Five Eyes y la polémica del 5G

Más allá de esta polémica, Five Eyes volvió a posicionarse en el punto de mira de la comunidad internacional durante al año 2019 por la creciente división entre sus miembros a causa del conocido 5G. El Reino Unido optó entonces por trabajar con la empresa china Huawei para que implantara esta infraestructura de telecomunicaciones en su país, mientras que otros como Estados Unidos desconfiaron de las intenciones de Pekín considerando a la compañía como una amenaza para la Seguridad Nacional.

Huawei siempre ha negado haber estado controlada por el gobierno chino o que su trabajo planteara cualquier tipo de riesgo de espionaje y posibilidad de sabotaje. Su fundador, Ren Zhengfei, en el contexto de esa entonces incipiente competición geopolítica, declaraba en la BBC: “Estados Unidos no podrá aplastarnos”.

Estas declaraciones surgen, como decimos, como reacción a la dura y constante campaña que Washington promueve entre sus aliados para excluir al gigante de las telecomunicaciones chino en el desarrollo del 5G.

Sin embargo, Reino Unido decidió no seguir esta corriente permitiendo que la compañía tecnológica participara en la instalación de su red, pero con restricciones. Esta decisión supuse en su momento un respaldo que complació a Pekín, que esperaba que como consecuencia moviera a otros países miembros de Five Eyes, de la Unión Europea o, incluso, de la OTAN a tomar este mismo camino. En muchos países las empresas de telecomunicaciones pagaron mucho más por el espectro 5G de lo que esperaban y ahora miran a estas cifras pensando en un proveedor más barato: Huawei.

De esta forma operadores de telecomunicaciones en Reino Unido defendían que la manera en la que funciona el 5G en un sistema muy integrado con el 4G implica que Huawei no sería realista sin un costo y demora significativos, lo cual dejaría atrás al país.

Sin embargo, dos años más tarde, en 2021, Londres decidió prohibir a Huawei y a otros proveedores que consideraba un alto riesgo para la seguridad de sus redes 5G tras la presión de Estados Unidos. Esta prohibición obliga a operadores como BT, Vodafone y Hutchison, a cambiar a sistemas alternativos y, eventualmente, a retirar los equipos de la empresa china ya instalados en sus redes, antes de diciembre de 2023.

Aunque esta polémica evidenció un claro desencuentro en algunas cuestiones en la alianza Five Eyes, lo que podría cuestionar la solidez de su integridad, el hecho de que sea una de las redes de cooperación en materia de Inteligencia de mundo hace improbable su disolución. De hecho, su modelo ha sido replicado en otros grupos más grandes de países como Nine Eyes o 14 EYES, ampliaciones de este grupo angloparlante, si bien con una cooperación mucho más limitada.

(Con información de Lisa News)

 

Deja un comentario